viernes, 18 de octubre de 2013

Algunos Mandamientos Nuevos


1.- NO irás por los caminos despertando a las Bestias.

2.- NO alimentarás pasiones ajenas... (si no tienes pensado llegar hasta el final).

3.- NO despertarás de ningún sueño creyéndote el mismo de ayer.

4.- NO te sentirás seguro en el silencio.

5.- NO maldecirás las sombras de la noche.

6.- NO ocultarás tu instinto asesino detrás de una máscara de dulzura.

7.- NO justificarás tu inacción en la desidia de los tibios.

8.- NO te adormecerás en el tedio de los caminos sin pendiente.

9.- NO reprimirás tu llanto de sangre, cuando por fin oigas lo indecible.

10.- NO buscarás regocijo ni piedad, pateando las cabezas de los náufragos.

domingo, 29 de septiembre de 2013

El último bar abierto.

"Produce zozobra saber que hay cierta gente que no volverás a ver. Uno sospecha que ahí está el acabamiento, en lo que se ha perdido para siempre, en las noches que jamás se repetirán, la aventura que me ha tentado siempre, la barra del bar como singladura cotidiana... Echo de menos aquellas madrugadas en que buscábamos el último bar abierto. En fin, uno ha cumplido bien. Y ha sobrevivido".



José Manuel Caballero Bonald
"Premio Cervantes 2012"

domingo, 25 de agosto de 2013

El problema del agujero del donut

“(...) lo ya sucedido se ha de dar por ya sucedido, sin más; y lo aún no ocurrido, se ha de dar por no ocurrido [...] en resumidas cuentas, nuestra existencia es una sucesión de instantes aprisionados entre el “todo” que queda a nuestra espalda y la “nada” que tenemos delante. Y ahí no hay lugar para el azar, ni tampoco para lo posible [...] Todo esto es pura alegoría […] y el resultado no varía.

Es como el problema del agujero del donut. Preguntarse si ese agujero debe aprehenderse como un espacio o como un ente es algo que concierne a la metafísica, aunque por mas vueltas que se le dé, el gusto del donut no se verá alterado en lo mas mínimo.”


H.Murakami,"La Caza del Carnero Salvaje"

lunes, 29 de julio de 2013

No todo es vigilia la de los ojos abiertos

"(...) No todo es vigilia la de los ojos abiertos.
A cosas de nuestra alma, vigilia llama sueños.
Pero hay de esta también un despertar
que la hace ensueño: la crítica del yo, la Mística.
Vigilia, no lo eres todo.
Hay lo más despierto que tú: la Mística.
Y ensueños, entre párpados recogidos..."

Macedonio Fernández 

viernes, 26 de julio de 2013

Instante gíglico

Él la virufretó, suavemente, por los brontos, alerrajatándola un poco. Luego, tansinamente, fue abeboximando-le la boca. En la pie clavorosa, la de ella, regrantinaban pequeños ojurtos en relieve, alterados, cubriendo la tronja y las gramorillas. Los blosos, los de él, se raconceleaban lentamente paucerrando los sártapos. Él la lefó, con desición, hasta tacoblarle hacia atrás la graleza, excrefitado por la ardogriente piel de su burello y el fantaroma avasallante de su cuerpo. Rodeó los brontos con un bariazo, mientras runfundía la mano en sus húmedas bradas. Ella se agrofanó en silencio, marscuyándolo todo con una oplaluna rastansión del cuerpo, cofriendo algo las fierdas, arrojándose al vacío. Los cuerpos, los de ellos, rugbían en el calor, sin pausa. Pero ella, Cristina, se marquezó enseguida, ferazándose, y gritó:
─ ¡Carieto! No tan braulero, Julito.


Ejercicio Gíglico

miércoles, 24 de julio de 2013

"De tudo ficaram três coisas;


a certeza de que ele estava sempre começando,
a certeza de que era preciso continuar 
e a certeza de que seria interrompido 
antes de terminar."


De todo quedarán tres cosas:

la certeza de que estaba siempre comenzando,
la certeza de que había que seguir
y la certeza de que sería interrumpido
antes de terminar.

Hacer de la interrupción un camino nuevo,
hacer de la caída, un paso de danza,
del miedo, una escalera,
del sueño, un puente, de la búsqueda,...un encuentro.


FERNANDO SABINO


Nota aclaratoria: Este poema, que aparece en el libro "O encontro marcado", de Fernando Sabino ( ISBN 85-01-91200-X), suele ser atribuido a Fernando Pessoa.

domingo, 7 de julio de 2013

Los elementos de la noche


Mis paginitas, ángel de mi guarda, fe
de las niñeras antiquísimas,
no pueden, no hacen peso en la balanza
contra el horror tan denso de este mundo

(…) la noche nuestra interminable doliendo.”

*Los elementos de la noche



Ni el agua en su destierro
sucederá a la fuente
ni los huesos del águila
volverán por sus alas.”

*Los elementos de la noche




Sin motivo ni causa uno supone
que llegó pronto o tarde
y se duele
('no habernos conocido...')”

*Otoi que j′eusse aimée...





Sólo el silencio que da miedo. Tan raro,
tan raro, tan escaso se ha vuelto en este mundo
que ya nadie se acuerda como suena...”

*El Silencio




Adiós, espuma del aire, isla que dura un instante.”

*La diosa blanca




José Emilio Pacheco

martes, 18 de junio de 2013

Abraxas

"Querido Sinclair, nuestro dios se llama Abraxas, y es dios y diablo; abarca el mundo oscuro y el claro. Abraxas no tiene nada que objetar a ninguno de sus pensamientos, a ninguno de sus sueños. No lo olvide. Pero le abandonará el día en que sea normal e intachable." H.H.

lunes, 17 de junio de 2013

La náusea


De nuevo el silencio en la faringe...”
J. P. Sartre, “La Náusea”

Por debajo de la piel
tiemblan los huesos,
profundos y abismales /
muertos de miedo.

El sonido punzante de la noche atraviesa los oidos,
como un aullido incandescente
que se instala en la boca del estómago
  y desgarra la carne
   y retuerce las tripas,

    la sangre quisiera huir
pero ya es demasiado tarde...

El cuerpo cae vencido ante el horror
y la náusea se apodera del aire,

...en una fosa cercana
     el gusano se relame en su suerte...

Surge entonces
ineludible y fatal
la noche final de tu existencia,

y ya no hay tiempo que perder,
   y todo es
      silencio,
        vacío
        y muerte.

           ****





Nueva Antología de poesía "PUENTE DE ALMAS" (Editorial Dunken)

lunes, 10 de junio de 2013

Perderse

"Caminé anoche durante horas. Era como si quisiera perderme por alguna calle nueva. Perderme absoluta y alegremente. Pero hay momentos en que no podemos, no sabemos perdernos. Aunque tomemos siempre las direcciones equivocadas. Aunque perdamos todos los puntos de referencia. Aunque se haga tarde y sintamos el peso del amanecer mientras avanzamos. Hay temporadas en que por más que lo intentemos, descubrimos que no sabemos, que no podemos perdernos. Y tal vez añoramos el tiempo en que podíamos perdernos. El tiempo en que todas las calles eran nuevas".

"Formas de Volver a Casa", A. Zambra

sábado, 8 de junio de 2013

Escribir

Escribir... o permanecer en ese tiempo impreciso de la escritura. Vomitar como endemoniado... sin tiempo ni música, sin fuerzas para pensar en lo que vendrá - si total, ya nada importa.
Y es entonces cuando el cuerpo estalla, avanza, y se quiebra...
y surgen hambrientas las grietas /  las venas, que supuran el veneno...
amargo, intenso, en todas direcciones...
salpicando las sábanas y las paredes, los sueños y las hojas en blanco.
Y el dolor entonces es inmenso, pero dulce, como un orgasmo...
Estremecerse, escribir, y estallar al fin... devorar en silencio ese estallido, y quedarse ahí, quietito... abrazado al verso, con los ojos vacíos desbordados de lágrimas; y el cuerpo, agotado...
casi adormecido.

domingo, 26 de mayo de 2013

Un bombardeo al revés....

“Entonces, tras haberse aislado ligeramente del tiempo, vio la última película, primero al revés, de fin a principio, y luego otra vez en sentido normal. Era una película sobre la actuación de los bombarderos americanos durante la Segunda Guerra Mundial y sobre los valientes hombres que los tripulaban. Vista hacia atrás la historia era así:

Aviones americanos llenos de agujeros, de hombres heridos y de cadáveres, despegaban de espaldas en un aeródromo de Inglaterra. Al sobrevolar Francia se encontraban con aviones alemanes de combate que volaban hacia atrás, aspirando balas y trozos de metralla de algunos aviones y dotaciones. Lo mismo se repitió con algunos aviones americanos destrozados en tierra, que alzaron el vuelo hacia atrás y se unieron a la formación.

La formación volaba de espaldas hacia una ciudad alemana que era presa de las llamas. Cuando llegaron, los bombarderos abrieron sus portillones y merced a un milagroso magnetismo redujeron el fuego, concentrándolo en unos cilindros de acero que aspiraron hasta hacerlos entrar en sus entrañas. Los containers fueron almacenados con todo cuidado en hileras. Pero allí abajo, los alemanes también tenían sus propios inventos milagrosos, consistentes en largos tubos de acero que utilizaron para succionar más balas y trozos de metralla de los aviones y de sus tripulantes. Pero todavía quedaban algunos heridos americanos, y algunos de los aviones estaban en mal estado. A pesar de ello, al sobrevolar Francia aparecieron nuevos aviones alemanes que solucionaron el conflicto. Y todo el mundo estuvo de nuevo sano y salvo.

Cuando los bombarderos volvieron a sus bases, los cilindros de acero fueron sacados de sus estuches y devueltos en barcos a los Estados Unidos de América. Allí las fábricas funcionaban de día y de noche extrayendo el peligroso contenido de los recipientes. Lo conmovedor de la escena era que el trabajo lo realizaban, en su mayor parte, mujeres. Los minerales peligrosos eran enviados a especialistas que se encontraban en regiones lejanas. Su tarea consistía en enterrarlos y esconderlos bien para que así no volvieran a hacer daño a nadie.

Los pilotos americanos mudaron sus uniformes para convertirse en muchachos que asistían a las escuelas superiores. Y Hitler se transformó en niño, según dedujo Billy Pilgrim. En la película no estaba. Porque Billy extrapolaba. Y se imaginó que todos se volvían niños, que toda la humanidad, sin excepción, conspiraba biológicamente para producir dos criaturas perfectas llamadas Adán y Eva."


"Matadero cinco", de Kurt Vonnegut

jueves, 31 de enero de 2013

Solo un grano de arena


"When the beginnings of self-destruction enter the heart 
it seems no bigger than a grain of sand..."



"Cuando la autodestrucción entra en el corazón, al princpio parece un grano de arena. Es como una jaqueca, una indigestión leve, un dedo infectado; pero pierdes el tren de la 8:20 y llegas tarde para solicitar un aumento. El viejo amigo con quien vas a comer de repente agota tu paciencia y para mostrarte amable te tomas tres copas, pero el día ya ha perdido forma, sentido y significado. Para recuperar cierto propósito y belleza bebes demasiado en las fiestas y te propasas con la mujer de otro y acabas por hacer algo tonto y obsceno y a la mañana siguiente desearías estar muerto. Pero cuando tratas de repasar el camino que te ha conducido a este abismo, sólo encuentras en grano de arena..."

John Cheever, "Diarios"

viernes, 25 de enero de 2013

El Fin

No quedaban libros… ni esquelas, ni pancartas. La humanidad había enmudecido y, embrutecidos ahora, se gritaban en silencio las pasiones que ayer (los) enterraron para siempre..




miércoles, 23 de enero de 2013

Como un conejillo entre tus piernas...


...o de las similitudes entre Raimundo Amador y Mario Levrero.



Ay! Qué Gustito Pa' Mis Orejas
Enterradito entre tus piernas...
R. Amador 


"Laura gateaba en el pasto. La cosquilla de los yuyos la excitaba, y entonces aparecía un conejo.Ella lo atrapaba entre sus piernas. Era lindo de ver la cabecita blanca asomando y hociqueando sobre esas nalgas también blancas. Ella decía preferir los conejos a los hombres; que los conejos eran de pelo más suave y cuerpo más cálido. Y si ella apretaba un poco demasiado con sus muslos, al conejo se le nublaban los ojos y moría dulcemente, graciosamente, o aun con indiferencia."  

 Mario Levrero, "Caza de conejos"

lunes, 21 de enero de 2013

Cuando todo se pulveriza...

"... cuando todo se pulveriza ...
¿qué mejor que escribir un poema,
hacer una canción, o bailar en un escenario iluminado...?"


"Bandoleiros", João Gilberto Noll

domingo, 20 de enero de 2013

El Miedo

“Love casts out fear; 
but conversely fear casts out love. 
And not only love. 
Fear also casts out intelligence, casts out goodness, 
casts out all thought of beauty and truth. (...) 
For in the end fear casts out even a man’s humanity."
A. Huxley 



"El amor ahuyenta el miedo y, recíprocamente, el miedo ahuyenta el amor. Y no solo el amor. El miedo expulsa también la inteligencia, expulsa la bondad, expulsa todo pensamiento de belleza y verdad, Y lo que queda es la vaga o estudiadamente jocosa desesperación de quien es consciente de la obscena Presencia  en la esquina de la habitación y sabe que la puerta está cerrada, y que no hay ventanas. (...) 
Y en un instante, su terror silencioso se transforma en un frenesí tan violento como "fútil". Y ya no hay un hombre entre sus semejantes, ya no es un ser racional que habla articuladamente con otros seres racionales; sólo hay un animal lacerado, gritando y luchando en la trampa. Porque en el final, el miedo llega a expulsar del hombre a la humanidad misma."

viernes, 18 de enero de 2013

La No-Acción también es...


Actuar...
sin esa búsqueda frenética
de un resultado determinado.
Avanzar
entre la decisión y la intuición...
Dejarse llevar por
ese impulso primitivo de la naturaleza
que sopla incontestable en todas las direcciones.
Deambular los caminos con pasos errantes,
la marcha lenta y los gestos amables,
expectante, pero sin prisa,
de lo que pueda suceder a nuestro alrededor.
Contemplar sin ningún tipo de prejuicios
el espectáculo simple que se nos ofrece.
Gozar de la plenitud del alma
al conectar con la tierra que pisamos.
Comprender y aceptar... pertenecer.
Arrojarnos impávidos en sus brazos...
y continuar.

"Es un mundo vasto
     y sobrecogedor"...

             El que es,
        el que fue y
     el que será.

"Relájate, hombre",
   dice el sabio,
    "no hay nada nuevo bajo el Sol".

jueves, 10 de enero de 2013

El silencio de los cuerpos agotados.


"(...) Escucho el silencio, busco en las sombras y abro la noche... llega la escritura animal, la escritura mecánica, la orgía intempestiva de palabras sin sentido y sin ritmo, palabras saliendo de esta boca ansiosa y reseca, una boca huérfana de silencios mal heridos, y de aullidos encerrados en el claustro de una mirada demasiado beso, o de una noche demasiado fuego, el fuego de un ardor que arde bien adentro, profundo y llanto, y que arrastra el pulso constante de lo encerrado, de lo inútilmente reprimido, porque en esta vida, y en esta herida, no hay volcán que se calle para siempre, ni caricias que no muerdan lo que rozan, ni cuerpos que contengan el deseo, cuando surge la piel que derriba los silencios, y los labios - los tuyos - susurran lo indecible, y lo indecible es penetrar en tu silencio, y en tu cuerpo, hasta sentir que tiemblas de deseo, y te quiebras, y sabes que ya es muy tarde, y es inútil todo intento de escapar, porque es un instinto del que siempre fuimos presa, y es una marca, como esa herida, que es un anhelo tan fugaz y tan ardiente, una explosión que revienta nuestros cuerpos, y ese ardor que ahora es tan dulce, que ya nada lo contiene, y estalla entonces en mil caricias, y son manos, y son labios, los que se meten bien adentro, donde lo húmedo es el único alimento, y la mordida, y el temblor que sacude nuestros cuerpos, cuerpos que miran hacia otro lado, y se desentienden tibiamente de la jugada, y nos dejan luego así, esclavos de los espasmos, y de las risas, y de los silencios que en silencio sólo observan, el silencio de los cuerpos agotados. "

A.G.Leão, "EL Sueño de Lagarde"

miércoles, 9 de enero de 2013

Now

"If it were now to die,
'Twere now to be most happy"




"¡Si me sucediera ahora morir, sería este momento el más dichoso! porque mi alma posee una felicidad tan absoluta, que temo que otra parecida no le está reservada en el ignorado porvenir..:" 

Shakespeare, "Othello"
(II.i. 189-91, v.i.:175, v.e.:1477)

lunes, 7 de enero de 2013

Mariposas



Eres tibia,
porque callas lo que sientes
   y te alejas...
con las (vaga) esperanza
de que ese ardiente
sentimiento que te estremece
   y te hace dudar,
al fin desaparezca.

Ves venir mariposas
   y huyes...

Mañana
  estarás (?)
    a salvo.

sábado, 5 de enero de 2013

Los Demonios, o una Visión Oscura

"Cada noche, y a través de la noche misma, una parte de mí, agazapada durante el día o en el discurrir del bochorno y las horas muertas, se adentra temblorosa en el silencio previo a la conjura, en el túnel siniestro de un tiempo lento, detenido como una broma. Se alzan fatales los muros al costado del camino y sucumbe el suelo bajo los pies descalzos; agonizante el cuerpo y vencido, en el reflejo lejano de una fosa que encierra entre las sombras el eco lastimoso de mil aullidos abandonados. Grietas en el panal anuncian la caída, y brota el llanto de sangre de aquellos que observaron el horror sin pestañear. Condenados a mirar de frente, lloran espinas de fuego sobre el fango helado que muerde ya sus rodillas, y entumecidas sus manos, se quiebran al rezar por el tiro final que acabe con la tortura espeluznante. Se confabula en el silencio un sueño muerto, un intento desesperado por escapar al designio fatal, el repugnante asco de ser el manjar final de las bestias, carne podrida, reventada y agusanada, vil alimento ponzoñoso de vomitivas alimañas. Digeridas de esta manera atroz las penurias de un día mediocre y gris, vuelve la sangre vital a la tierra de donde brotó el primer día, la historia vuelve a comenzar en sus anales de miseria, con la promesa cínica de un camino suave y tibio que nunca llegará."

viernes, 4 de enero de 2013

Carta de despedida




(algo) Me has contagiado; por mis venas corre noche esta densa sangre negra; negra tan, como la tinta de la pluma con la que ayer (me) escribiste... última por vez, última carta tuya. 
El puente que (tanto tiempo) nos mantuvo unidos, aguantando innumerables tormentas, esas incontables embestidas de aquellos mares embravecidos, de palabras hecho solo estaba... de palabras que nunca llevarse ningún viento podrá jamás.
Nunca nadie nada supo... y yo, tampoco. Nunca nadie quiso, y tú, menos. Y así quedamos los dos, atrapados, estacados, uno a cada lado del charco. Nuestras versos, esos, aún esperan ser oídos, besos, que sueltos, casi muertos suenan a canción de despedida, sangre corre, negra tinta,
punto final,
                (recuerdos de)
                                 esta última línea.

jueves, 3 de enero de 2013

Esta noche


Esta noche surge
─puedo sentirlo así─
ávida y fatal,
repleta de sombras densas    e inquietas,
cargadas de presagios.

Siluetas de bordes afilados aguardan en cada esquina,
al acecho de algún noctámbulo distraído a quien abrazar.

Las casas mantienen sus persianas bajas, silenciosas,
como los párpados caídos, fríos, de un animal muerto en el desierto.
Una voz lejana se va perdiendo temerosa en la distancia,
un murmullo de despedida, un aullido solitario,
o dos voces que se separan para siempre.

Avanza la noche sobre los tejados dormidos
atravesando los muros inertes
de nuestras peores pesadillas.

La brisa exánime de la ciudad va perdiendo su voz tímida.
Como en un ataque de afasia repentino
que la condena a enmudecer su destino,
su sino, y su fatalidad.

Un eco casi imperceptible y fugaz es
suficiente entonces para saber
que esta noche está viva,
y sedienta de voces nuevas,
la mirada altiva, cativa, nos espera,
y nos está observando.